CHRISTIAN MEDIA RESEARCH - Exponer apostacy y más dentro de la iglesia cristiana


PAGINA PRINCIPAL | PERFILES | SNAPSHOTS | OTROS ENLACES | CONTACTENOS | ANUNCIOS


Quien Confirmó El Pacto?

   

  

MEDIOS CRISTIANA  -  21 de abril de 2003.

 
El punto de vista predominante en la profecía Bíblica, en el pasaje bien conocido del capitulo 9 de Daniel, en donde menciona las 70 semanas de Daniel es comúnmente interpretado para anteponer la propuesta de que el Anticristo hará un convenio  de 7 años con el pueblo judío.  Pero ¿es de verdad esta propuesta exacta?, y si no lo es, cuales son las sugerencias para mas bien agrupar las numerosas interpretaciones proféticas que apoyan a esta idea de un tratado que ¿será quebrantado "en la mitad de la semana?" (Daniel 9:27).

La 70a. semana de Daniel es uno de los mejores pasajes proféticos de toda la Biblia, pero ha sido distorsionado al punto donde la interpretación que es mas comúnmente ofrecida esta muy lejos de lo que dice el texto en realidad, que la mayoría de los creyentes simplemente dan por hecho esta interpretación. 

Esta interpretación tradicional ha llegado a estar tan profundamente arraigada, que las Biblias de estudio rutinariamente presentan en sus notas al margen.  Verdaderamente pocas personas están conscientes que es este mismo texto que es el primer pasaje usado para enseñar esta idea errónea de 7 años de tribulación y el tratado ficticio de 7 años. La verdad es, que no hay un versículo en toda la Biblia que enseñe cualquiera de los dos conceptos.

La llave para el pasaje de las 70 semanas de Daniel, es encontrado en el resumen de lo que esta por ocurrir durante un periodo descrito como "70 semanas".  Este resumen ocurre en Daniel 9:24:


"Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para
a)  Terminar la prevaricación
b)  Y poner fin al pecado,
c)  Y expiar la iniquidad,
d)  Para traer la justicia perdurable,
e)  Y sellar la visión y la profecía,
f)  Y ungir al Santo de los santos.

Varios aspectos secuenciales de la profecía están entonces detallados, incluyendo que tanto pasara hasta la venida del "Príncipe Mesías", y que tanto durara su ministerio. Estos detalles son encontrados en los versículos 25 y 26.  Entonces la profecía nos informa bruscamente que después que el Mesías llegue y se vaya, un "pueblo" innombrable vendrá y destruirá "la ciudad y el santuario".  (versículo 26)

El último aspecto de las profecías, se elabora sobre la destrucción del santuario y de las abominaciones que están por ocurrir. También describe la razón de la devastación como el texto nos  dice."Después de la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador". (Daniel 9:27). (RV1960).

Una vez mas, es crucial que veamos que Jesús el Mesías, es el cumplimiento de estas profecías y lo que El cumple esta en el versículo 24.  Uno puede leer a través de los puntos del versículo 24 y preguntarse ¿QUIEN cumplió todos y cada uno de los aspectos de la profecía? la respuesta es JESUCRISTO.

Otra manera para acercarse a esto, es invertir la perspectiva. El Anticristo termina la trasgresión? Por supuesto que no. Puede ser dicho que la bestia  pondrá el fin a nuestros pecados? Obviamente no.  El hijo

De perdición hará reconciliación para la iniquidad? La respuesta es evidente. Cerrara el malvado la visión y la profecía? No lo hará.  Y el Anticristo ungirá al más Santo? Por supuesto que no.

El punto de enfoque de toda la profecía es JESUCRISTO. Puede ser instructivo para reconocer esto, que porque estamos leyendo esta profecía muchos años después de su cumplimiento, no apreciemos completamente la increíble  exactitud en esto. Necesitamos precisar que el trabajo increíble de Daniel fuera escrito 550 años antes de que JESUS naciera!

Vale la pena notar, que la venida del Mesías siempre fue la esperanza central virtualmente implicada en cada profecía. La creencia de que Dios enviaría un Mesías es la esperanza histórica más grande, que ha existido en casi todos los periodos de tiempo en la historia de Israel y Judá.  Una de las mas grandes maravillas de esta profecía, es que no solo proporcionó los detalles preciosos sobre la llegada del Mesías, si no que incluso, incluyo una cuenta regresiva de los acontecimientos que conducirían a su llegada!

Por el contrario, el Anticristo nunca es mencionado. No hay mención de un tratado de 7 años o de 7 años de tribulación. Todo este entendimiento ha sido artificialmente atribuido a la profecía. El mensaje central en toda la profecía es la llegada del Mesías, y que pasara cuando el llegue. Habiendo dicho esto, vamos a tomarlo cronológicamente.

La primera parte de la profecía, después del resumen en el versículo 24, desbarata los periodos en componentes separados. El versículo 25 dice que: "desde la salida de la orden para restaurar y edificar Jerusalén hasta el Mesías Príncipe habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas;  La mayoría de los maestros  de profecía han reconocido el principio de un "año por un día" en este lenguaje profético.

Bajo esta perspectiva cada "semana" es considerada como un periodo de de siete años. Entonces, el primer periodo de "siete semanas" puede representarse exactamente como siete periodos de siete años o 49 años,  el segundo periodo de "sesenta y dos semanas", puede ser visto como 62 periodos de siete años, o 434 años.  El resultado es la suma de 69 "semanas" o 483 años, dejando solamente el tercer periodo de "una semana"  (7 años) para un  total de 70 semanas.

Lo que el texto intenta decir es que el mandato para construir Jerusalén va a comenzar en tres periodos de tiempo.  Ofreciendo un resumen superficial, nos dice que el mandato será dado, entonces 49 años mas tarde sucederá algo relacionado con la profecía.  Entonces, un periodo de 434 años transcurrirá y después el Mesías llegara.  El  periodo pasado de siete años, también transcurrirá.  Una caracterización de la primera porción de la profecía se agrega cuando el texto nos dice, el tiempo en que el santuario tiene que ser reconstruido será muy "problemático".

La evidencia textual en los libros históricos de Nehemías y Esdras, sugieren que tomo alrededor de 49 años reconstruir la pared y el templo después que el mandato para construirlos fue dado por el Rey Ciro de Persia: "Así ha dicho Ciro rey de Persia: Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que esta en Judá".  (Esdras 1:2).

Después que paso el periodo inicial de 49 años, el segundo de 434 años paso con casi ningún evento ocurrido relacionado con la expectativa mesiánica.   Este segundo periodo, es el periodo entre el último libro del Antiguo Testamento (Malaquias) y la venida de JESUCRISTO, y termina siendo 434 años.

Es en este punto, que un gigantesco error es cometido en la interpretación profética, y esto cambia el significado de todo.  Porque la profecía es dividida en tres periodos (49 años, 434 años y 7 años), intérpretes de la profecía dicen, que la profecía fue "suspendida" después de que el Mesías llego, y el último periodo de 7 años, el cual ellos identifican como la tribulación, fueron mandados a un futuro muy lejano. Ellos entonces dicen, el Anticristo emergerá e inaugurará el último periodo de siete años.  El problema es, que el texto nunca dice nada de esto, tampoco siquiera infiere un espacio entre la 69a. y 70a. semana.

El Mesías llega después del segundo periodo de 434 años (62 semanas en el texto). No hay razón para creer que la línea del tiempo se detiene en este punto. Entonces, el Mesías llega al principio de la semana 70 y comienza cuando el llego.  Recuerda, el enfoque de la profecía es sobre el Mesías, quien deberá cumplir todo lo especificado durante el periodo de 70 semanas.

Después que el Mesías llegue el texto simplemente continua con la descripción cronológica: "Y después de las sesenta y dos semanas se quitara la vida al Mesías..... (Daniel 9:26).  Este versículo esta simplemente diciendo, que después del segundo periodo de 434 años (sesenta y dos semanas) haya pasado, el Mesías va a ser quitado.  Entonces continúa la declaración cronológica desde el punto de "quitar", y dice que en algún tiempo no especificado después que el Mesías sea quitado, la ciudad y el santuario serán destruidos.

En el verso siguiente, la profecía nos provee los detalles de que el Salvador será quitado.  Una vez mas el punto de enfoque de toda la profecía es el Mesías, Así, después que el llegue, "El confirmará el pacto con muchos por una semana..... (Daniel 9:27).  Esto es precisamente lo que seria esperado como cuando El llegó, solamente faltará "una semana" para las 70 semanas.  La pregunta obvia debe ser ¿Como puede el Anticristo ser de repente  insertado en esta profecía y  "confirmar " un pacto que nunca ha sido mencionado?  Verdaderamente, el Anticristo mismo nunca ha sido mencionado en todo el texto!

Además es útil reconocer que el termino pacto, no es el mismo termino de la palabra tratado. Separamos la Biblia en el Antiguo y Nuevo Testamento, y la palabra "testamento" es intercambiable con la palabra Pacto (vea Hebreos 9:15).Por otra parte, un tratado es un instrumento político que es usado entre naciones, no un acuerdo sagrado entre Dios y el hombre.

En el Antiguo Testamento, Dios hizo un acuerdo con el hombre, que si el pueblo se adhiere a su pacto, "El los protegerá y los guardara y será su Dios".  Esto es articulado en Éxodo con los niños de
Israel, donde Dios dice "ahora pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos.....". (Éxodo 19:5).  En el mismo pasaje en cuestión en Daniel, que esta profetizado sobre este aspecto, Dios, además prometió que El traería al Mesías, quien confirmaría el pacto que Él ya hizo.

No obstante, este es un nuevo pacto en que  traerá ciertas características que fueron algo encubiertas en el Antiguo  Testamento, porque es un nuevo pacto con Israel, es realmente una renovación del pacto que Dios hizo a través de Moisés.  Entonces, en Jeremías, Dios dice "He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel...." (Jeremías 31:31).

Por lo tanto, aproximadamente 50 años después de que Dios hizo la promesa a Jeremías, que El recompensaría a Israel con otro pacto que se añadirá al pacto ya existente, El le dice a Daniel que "el Mesías el Príncipe...confirmará el pacto con muchos...." (Daniel 9:25,27).

Los escritores del Nuevo Testamento, reconocieron esto, como el Apóstol Pablo explícitamente escribió sobre el tema cuando el expreso "Y esto digo, que el convenio, que fue confirmado antes por Dios en Cristo, la ley, que fue 430 años después..." (Gálatas 3:17).  Por medio de esta confirmación, aprendemos que Cristo es el heredero de todas las promesas.  El es la semilla de Abraham por quien las bendiciones son conferidas, y El es el único quien "trae rectitud eterna" (Daniel 9:2).

El retorcer de la verdad que ha venido a dominar las expectativas proféticas de que muchos millones levantaran cosechas agrias. Así un vasto número de cristianos son engañados sobre este tema, sus vidas y acciones son basadas en un entendimiento falso del futuro inmediato, y el fruto será espantoso. Muy pocos entienden las enormes ramificaciones espirituales de abrazar errores significantes en nuestra perspectiva profética.  Verdaderamente, fue el hecho en que Israel no reconoció el tiempo de la visitación de Dios, que trajo la nación de Israel al "esparcimiento de las abominaciones" que fue el resultado natural de su falta para reconocer a Jesús como su Mesías prometido.

Literalmente millones de millones de creyentes son igualmente engañados  en esto, la persona que se describió explícitamente en las Escrituras como el MESIAS, es verdaderamente visto como el Anticristo.  Nuestro Salvador dijo a los fariseos que atribuir el trabajo de Dios al diablo es un pecado imperdonable. (Mateo 12:31).  Los líderes religiosos ciegos del pasado afirmaron que la persona que estaba haciendo milagros en su presencia, era en realidad un seguidor del diablo. La verdad era, que esa persona era JESUCRISTO y los lideres judíos cometieron blasfemia contra el Espíritu Santo en su falta por reconocer que Jesús era el individuo profetizado en Daniel 9:27

Que tan diferente es, cuando los fariseos de la actualidad, los cristianos denominacionales de nuestro tiempo, están ahora demandando que estas magnificas profecías se aplican al anticristo, cuando lo opuesto es verdadero como estas palabras testifican del "gran Dios y nuestro salvador Jesucristo".  (Tito 2:13).  Mientras la importación de esta gran verdad se estabiliza, esto afecta prácticamente todo, incluyendo la identidad del pueblo escogido, nuestra estancia individual en Cristo, y el futuro inmediato de América en un contexto profético.

El hecho que la mayoría de los "creyentes" simplemente desecharán estos puntos exegéticos que rinden testimonio de esto, las cuales son las iglesias organizadas que han perpetrado el gran fraude en que la cristiandad se encuentra estrangulada.  Y gracias a que se rehúsan a estudiar las verdades de las Escrituras a un nivel personal, en lugar de confiar en las falsas doctrinas de sus pastores mercenarios, pronto veremos con gran sorpresa que muchos que pensaron que eran salvos, serán defraudados. Las Escrituras no serán quebrantadas y ellos dirán:"cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia". (Colosenses 3:6).

 

--James Lloyd


Volver a la parte superior de esta página


Más de 200 artículos en línea

   

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © 2002-2010 CHRISTIAN MEDIA RESEARCH